Los 4 pilares del email marketing

Uno de los métodos más efectivos de conseguir una relación sólida y duradera con tu comunidad es mantener con ella una comunicación uno a uno. Usando esa comunicación puedes mostrar a la persona que te lee cuáles son tus valores, de qué manera puedes ayudarla, qué ventajas tiene el hecho de pertenecer a tu comunidad, qué puede conseguir siendo tu cliente, usando tu producto o contratando tu servicio…

Para realizar esa comunicación y establecer dicha relación, sin duda, el medio más efectivo es el email marketing. En este post te voy a contar los 4 pilares del email marketing para que puedas comenzar ya mismo a planificar tu estrategia. ¡Comenzamos!

Lo primero es lo primero

Lo primero que debes tener presente para comenzar tu estrategia de email marketing es cuál será tu centro de operaciones. Hay muchos programas para enviar correos masivos. Con ellos podrás crear y mantener tu base de datos de suscriptores, diseñar las plantillas de tus correos, realizar los envíos y analizar los informes, entre otras muchas cosas.

Una vez que hayas decidido cuál será tu cuartel general, es hora de explicarte los cuatro pilares que deben sostener tu estrategia de email marketing.

Captación de suscriptores

Es bastante obvio, puedes tener la mejor plataforma de email marketing, los diseños más profesionales y el contenido más envidiable, pero si no tienes a quién realizar envíos, nadie verá nada de eso.


Por ello, el primer pilar que cimentará una sólida estrategia de envío de correos electrónicos será crear, mantener y aumentar una base de datos de personas interesadas en tu sector.

Conseguir esto te llevará tiempo, no es fácil ni rápido nutrir una lista de leads cualificados, pero sin duda es el camino que debes seguir. Si se te estaba pasando por la cabeza comprar una base de datos, olvídate. Elabora un buen lead magnet (un gancho que la gente pueda descargar a cambio de su correo electrónico) y úsalo para que la gente se suscriba a tu lista.

Puede ser un ebook, una plantilla, una infografía, una consultoría rápida… cualquier cosa que estés dispuesto a hacer a cambio de que esa persona introduzca su email en el formulario, tú pones el límite.

Cuando ya tengas listo el lead magnet (o los lead magnets), comienza la construcción del segundo pilar.

Segmentación

Y ese segundo pilar es la segmentación. En la mayoría de los negocios existen varios productos o servicios y quizás las personas que pertenecen a tu base de datos no están interesados en todos ellos.


Ya te daba antes una pista, no tienes por qué diseñar un sólo lead magnet, sino que puedes tener varios enfocados a tus diferentes líneas de negocio. Usando cada uno de ellos, puedes hacer que las personas que se suscriban a tu lista queden marcadas con la etiqueta correspondiente, de modo que sabrás exactamente qué producto o servicio atrajo su interés

Te voy a poner un ejemplo: una tienda de animales. Lógicamente a todas las personas que se suscriban a la lista le gustarán los animales, pero habrá personas que tengan un perro, otras un gato, otras tendrán un agaporni y otras una tortuga.

Si consigues segmentar bien tu lista, podrás enviar a cada uno solamente ofertas que sean de su interés. Si yo tengo un agaporni, no me interesa nada que esta semana tengas oferta en la comida para perros. Ni en la de gatos, ni en nada que no tenga que ver con mi agaporni. El problema es que si recibo muchos correos que no me interesan, acabaré borrándome de la lista.

¿Entiendes el concepto? Debes poner mucho esfuerzo en segmentar bien tu lista. Una buena segmentación hará que tus suscriptores sólo reciban la información que le interesa y eso es justo lo que quieres.

Regularidad

Tercer pilar: mantén una comunicación regular con tus suscriptores. Es un fallo bastante común tener todo el sistema implementado y luego no tener constancia en los envíos.

Has elegido tu herramienta, has diseñado tus lead magnets, has metido los formularios en tu web, comienzas a recibir suscriptores y ahora resulta que no mantienes una regularidad en tu comunicación.

Cuando te acuerdas, cuando tienes algo de tiempo o cuando tienes una oferta y quieres que te compren, lanzas un mailing. Pero de ese modo, además de que no te funcionará bien, no consigues crear esa relación con tus suscriptores de la que te hablaba al principio. Debes estar presente, ofrecerle contenido útil, contarles cosas sobre tu negocio o sobre ti.

Si sólo te acuerdas de tus suscriptores para que te compren, es muy complicado llegar a establecerte en su mente como su primera opción cuando tengan que solucionar el problema que tú solucionas o cubrir la necesidad que tú cubres.

Planifica los contenidos y realiza un calendario de envíos. Tómatelo como una tarea clave y mantén la regularidad. Sé constante y acabarás contando con una sólida lista de la que obtendrás grandes resultados.

Optimización

Último pilar de una sólida estrategia de email marketing: la optimización.

Una vez que tengas el sistema montado, cuentes con cierta base de suscriptores y estés realizando envíos regulares, podrás analizar las estadísticas que te ofrecerá la plataforma y ver cómo está yendo todo.

Comprueba el nivel de aperturas que tienen tus correos, observa si las personas hacen clic en los enlaces, analiza el nivel de compromiso que tienen con tus correos y en base a toda la información que recopiles, actúa

Lógicamente no esperes que el 100% de las personas a las que has hecho un envío abran ese correo. De hecho espera bastante menos. Algunas plataformas ofrecen estadísticas de media de apertura según el sector. Si la tuya lo hace, comprueba si estás por encima o por debajo y decide en base a ello. Haz tests A/B, usa asuntos con diferente tono para ver cuál funciona mejor…

También debes mantener la lista limpia de suscriptores que ya no abran tus correos. Puede ser que tengan el buzón lleno y el correo venga rebotado, puede ser que hayan abandonado esa cuenta o puede ser simplemente que ya no les interese el tema. No pasa nada. Analiza este aspecto y haz una limpia. 

Por ejemplo, puedes decidir borrar todos los suscriptores que no hayan abierto los últimos 10 correos que les hayas enviado. O los 5 últimos. Tú decides, pero ten en cuenta una cosa. Al principio podrás usar cuentas gratuitas, pero cuando llegues a cierto número de suscriptores, todas las plataformas te cobrarán según ese número, por lo que cada suscriptor te costará dinero. Es obvio entonces que no quieres tener suscriptores fantasma en tu lista, así que este último paso debe ser algo que realices regularmente dentro de tu plan de email marketing.

Conclusión

Como te dije al principio, el email marketing es el canal más efectivo para mantener una comunicación fluida con las personas interesadas en tu negocio. Una buena estrategia te costará tiempo y mucho esfuerzo, pero se verá recompensada a medio y largo plazo, por lo que cuanto antes empieces, mejor.

Si quieres que te echemos una mano para planificar y comenzar tu estrategia de email marketing, contacta con nosotros y estaremos encantados de ayudarte.

Mientras tanto, comenta y comparte este post para que llegue al máximo de personas posible. Muchas gracias por adelantado y hasta la próxima 🙂

Por favor, puntúa este post.
[Total: 1 Media: 5]

Deja un comentario

Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Elena Maíllo Caballero como responsable del Sitio Web, siendo la Finalidad: gestionar los comentarios; la Legitimación: se produce gracias a tu consentimiento explícito. Destinatarios: Tus datos serán guardados en Webempresa; Derechos: Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos escribiéndome un correo a hola@plan-ab.es. Para más información, te recomiendo que leas mi Política de Privacidad.

Compartir9
Twittear
Compartir
Pin